sábado, 9 de julio de 2011

también los monstruos

si hoy llueve y estamos julio, la única conclusión es que aprendí finalmente a teletransportarme.

en la finca las nubes negras avanzaban sobre el pasto y el verde se oscurecía, veloz y certero.

el viento nos quiere más de lo que piensas. y esas nubes, una vez pasan, no vuelven más.

somos más de otro tiempo. nos juntaron los columpios y esa noción errabunda de que el hoy era mejor que el mañana. ahora nos separa la sombra de lo que destruimos ayer.

hay barcos en botellas de vidrio, hundidas bajo el agua.

yo digo diamantes, tú dices tropiezos. babel en dos aparatos cuadrados, digitales, crueles.

si hoy llueve y estamos julio, tal vez pronto aprenda a viajar en el tiempo.

cuando vuelva atrás, a esos momentos de rollo de fotos, seré invisible y precisa.

me buscaré, combustión espontánea.

te buscaré, héroe oculto.

diré alguna que otra cosa, descontextualizada y llena de sabiduría futura.

o tal vez me confiese.

un solo golpe de verdad: "no sé qué hice mal, pero algo hice." 

y me mirarás extrañado, porque nada tiene sentido cuando eres aún inocente.

así que me iré por el camino fácil, predicción para agricultor: "y cuando llegue julio este año que viene, va a llover."

si hoy llueve y estamos julio, todavía me quedan cosas por desaprender.

1 comentario:

JPAM dijo...

"Hay barcos en botellas de vidrio, hundidas bajo el agua".
Me gusta.
Hay barcos que sí se hunden.